¿Cómo Funciona el Correo Electrónico? Protocolo SMTP

Hoy en día, el correo electrónico es el principal uso que le damos a Internet ya que un medio de comunicación gratuito, rápido y confiable, que nos permite optimizar nuestros tiempos y ampliar nuestra capacidad de envío. Con unos cuantos clicks, por ejemplo podemos enviar el mismo mensaje a toda nuestra oficina, incluyendo imágenes y otros archivos, de manera sencilla y prácticamente instantánea.

Pero, ¿cómo funciona este sistema? Como usuarios, simplemente tenemos que instalar algún programa como Outlook, configurar la conexión y listo; más aún, con la popularidad de los clientes web –clientes que podemos utilizar con nuestro navegador de Internet– solo tenemos que entrar a una página de Internet y ahí podemos administrar nuestra información. Sin embargo, detrás de esto se esconde un proceso que, si bien no es muy complicado, requiere de una explicación más detallada.

Imaginemos, por ejemplo, una oficina postal común y corriente. Como usuarios, nuestra participación en el proceso termina en cuanto entregamos nuestra carta o paquete en el depósito u oficina correspondiente; claro, tenemos que indicar para quién va y como llegar a esa persona (es decir, dar un nombre y una dirección postal correcta), posiblemente pagar alguna tarifa, pero hasta ahí llegamos. Sin embargo, el mecanismo de envío postal tradicional requiere toda una infraestructura: administración local del correo, aviones, ordenamiento y selección, etc. En forma análoga, la infraestructura de correo electrónico en Internet requiere de una serie de elementos que garantizan la llegada correcta de nuestro correo electrónico a otras personas.

La Figura 1 ilustra el esquema general del funcionamiento del correo electrónico explicado mediante un ejemplo. En primera instancia tenemos a dos personas, Ana y Bruno. Pensemos que Ana (cuya dirección de correo electrónico es ana@escuela.com.mx) quiere enviar un correo electrónico a Bruno (cuya dirección es bruno@empresa.com). Congruente a nuestra analogía de correo tradicional, la segunda parte de la dirección de correo (la parte que sigue a la @) corresponde a la ubicación de la persona; su compañía, proveedor gratuito de correo, servidor personal, etc. La primera parte (lo que está antes de la @) corresponde al nombre de la persona dentro de esa ubicación.

Esquema general del funcionamiento del correo electrónico
Fig. 1

 

Ana abre entonces su programa favorito de correo electrónico (Outlook, Eudora, su navegador de Internet posiblemente) y, una vez autenticada (es decir, habiendo introducido su nombre de usuario y contraseña), envía su correo. Es importante resaltar este punto: es imprescindible indicarle a nuestro servidor de correo quienes somos, para poder hacer uso del mismo, aunque a veces esto se realiza de manera automática

Lo que pasa una vez que Ana hace click en “Enviar” es donde reside la verdadera magia. Dijimos antes que la segunda parte de la dirección de correo corresponde a la ubicación de la persona; en este caso, Ana quiere contactar a ‘Bruno’ en la ubicación ‘empresa.com’. Sin embargo, es posible que el servidor que administra el correo dentro de la organización ‘empresa.com’ no sea precisamente el servidor ‘empresa.com’, sino, digamos, otro servidor llamado ‘correo.empresa.com’. Esta práctica es muy común y sirve para delegar responsabilidades (un equipo que administre el sitio web, usualmente ‘dominio.com’; un servidor de correo, etc.

Por tanto, necesitamos saber exactamente qué servidor se encargará de recibir nuestro correo en ‘empresa.com’. Para ello, contactamos a otro equipo, un servidor DNS, que nos entrega justamente esta información (como se aprecia en la Figura 1). En este caso, nos contesta que el servidor es ‘correo.empresa.com’; esta información se conoce como el registro MX del servidor ‘empresa.com’. Usualmente, se tiene más de un registro MX, de forma que si algún servidor deja de funcionar, podamos seguir recibiendo correo con algún otro

Una vez conocido este dato, el servidor ‘smtp.escuela.com.mx’ contacta a ‘correo.empresa.com’ y de estar disponible, le enviará nuestro correo electrónico, en donde residirá hasta que Bruno abra su cliente y lea su correo

Si Ana enviara un correo a múltiples destinos, su servidor de correo realizaría este procedimiento por cada destino diferente. Esto es, si voy a enviar correos a 100 personas diferentes, todas en ‘empresa.com’, haría este procedimiento una vez, y enviaría 100 correos al registro MX correspondiente; si fueran, en cambio, 100 personas en 100 dominios diferentes, realizaría este procedimiento 100 veces. También es posible que nuestro destinatario se encuentre en nuestro mismo destino (por ejemplo, que Ana quisiera contactar a Carlos, cuya dirección es carlos@escuela.com.mx); en este caso, nuestro servidor de correo simplemente lo copiaría a las bandejas de entrada de cada quien

Este procedimiento está documentado como un estándar (es decir, es el mismo para todos los servidores de correo que quieran comunicarse utilizando este esquema) y se conoce como el protocolo SMTP, cuyas siglas en inglés significan Simple Mail Transfer Protocol, o Protocolo Sencillo de Envío de Correo. Como se puede apreciar, hace honor a su nombre

El protocolo describe una gran cantidad de opciones; un servidor de correo puede presentar mensajes de error, por ejemplo si no tiene registrado al usuario que buscamos (digamos que Ana se equivocara al escribir la dirección, y no existiera ese usuario, recibiría un correo electrónico indicándole el problema). Por otra parte, también es común que un servidor de correo tenga instalado un antivirus y un filtro para distinguir al spam, o correo no deseado, del correo auténtico ya que por ejemplo durante el 2008, el 60.56% del total de casos de incidentes reportados al Departamento de Seguridad en Cómputo UNAM-CERT se trató de spam

Esta breve descripción puede ayudarnos a entender mejor el funcionamiento ‘tras bambalinas’ la próxima vez que enviemos las últimas fotos de la fiesta o aquél memorándum del trabajo

Referencias