REVISTA .SEGURIDAD | 1 251 478, 1 251 477 | REVISTA BIMESTRAL

La alternativa Linux

 

Linux como alternativa de sistema operativo seguro

Todos conocen a Windows

Windows es un sistema operativo; es decir, un programa que te permite ejecutar a otros programas, administrar tus archivos, conectarte a la red inalámbrica, etc. Con Windows puedes hacer uso de tu computadora y cualquier dispositivo que conectes a ella.

Si eres como la mayoría de nosotros, prácticamente todas las computadoras con las que trabajas diariamente utilizan Windows. Casi todas las computadoras nuevas tienen Windows instalado de fábrica, listo para usarlo en cuanto la saques de su empaque. ¡Incluso los cajeros automáticos usan Windows!

Probablemente sabes también que Windows no es el único sistema operativo que existe. Por ejemplo, en dispositivos móviles (que también necesitan un sistema operativo) existe iOS, el sistema operativo para móviles de Apple que puedes encontrar en iPhone y iPad. También existe Android, utilizado por muchos modelos de teléfonos inteligentes y tabletas, como la línea Galaxy de Samsung.

Prueba Linux, una alternativa que es muchas ocasiones más segura que WindowsNaturalmente, para las computadoras tradicionales (sean de escritorio, laptops o netbooks) también existen opciones. Una de ellas es el tema de este artículo: Linux. Es un sistema operativo, por lo tanto también puede realizar todas las tareas que Windows te permite realizar.

Como lo comenté en mi artículo de la revista .Seguridad número 21, Linux es una excelente alternativa si tienes un equipo de cómputo con varios años de edad al que quisieras exprimirle aún más tiempo de vida útil. Esto es porque Linux es muy flexible. A diferencia de Windows que es producido por una única compañía (Microsoft), Linux es producido por cientos de diferentes organizaciones. Esta adaptabilidad permite que existan versiones de Linux (llamadas distribuciones o distros) con enfoques muy variados, incluyendo por supuesto distros específicamente diseñadas para equipos de bajo rendimiento. Ejemplos de esto incluyen Puppy, Arch y Lubuntu.

Pero un equipo de bajo rendimiento no es la única razón por la que pudieras querer utilizar Linux, pues este sistema operativo ofrece muchas ventajas: por ejemplo, es posible utilizarlo sin modificar tu equipo en absoluto, simplemente reiniciando con un CD (LiveCD) o memoria USB (LiveUSB). Linux suele ser 100% gratuito y eso incluye a los programas adicionales que quieras utilizar, esto lo hace una excelente opción para presupuestos limitados. Además es perfecto para servidores –muy útil para proyectos domésticos o personales–, como crear tu propia estación multimedia para tu casa o un servidor local de archivos y respaldos. También existen distros enfocadas a temas que pueden ser de tu interés, como la seguridad informática (Kali Linux).

Descarga la Revista .Seguridad en PDFLinux también es de interés para evitar la mayoría de las amenazas de malware que podemos llegar a encontrar debido a que en gran medida, éstas se desarrollan para Windows. Un ejemplo reciente es CTB Locker, que (de manera análoga a Cryptolocker el año pasado) “secuestra” los archivos del usuario cifrando el contenido hasta recibir un pago. Este malware, como la vasta mayoría de ellos, es completamente inocuo para usuarios de Linux.

Vale la pena resaltar que Linux no es inmune al malware; simplemente existe poco para infectar este sistema operativo. Esta situación puede cambiar en el futuro, sobre todo conforme aumenta la popularidad de esta plataforma. Es nuestra obligación estar informados y, como siempre, seguir las mejores prácticas de seguridad para estar apropiadamente protegidos en el futuro.

A continuación veremos algunos tips para escoger una distribución de acuerdo a tus necesidades, también te ofreceré algunos para poder migrar de Windows a Linux sin mucha dificultad.

LiveCD y LiveUSB: la alternativa práctica

Si aún no te decides a instalar Linux en tu equipo, deseas probarlo antes de realizar una instalación o simplemente quieres una excelente herramienta de emergencia para tu equipo, te recomiendo que utilices un LiveCD o (cada vez más popular) LiveUSB. El concepto en ambos es el mismo: un sistema operativo Linux completo, que puedes cargar en un CD o memoria USB y que puedes utilizar en cualquier computadora sin modificarla en lo absoluto.

Lo único que necesitas es la imagen ISO de la distro de tu interés y una herramienta para crear el LiveCD/USB. Para crear un LiveCD puedes utilizar prácticamente cualquier herramienta de “quemado” de discos; solo debes buscar la opción de crear a partir de una imagen ISO. Para USB yo utilizo la LinuxLive USB Creator (descarga gratuita) aunque existen muchas alternativas.

Puedes utilizar tu LiveCD/USB para particionar discos (por ejemplo con GParted), recuperar archivos borrados accidentalmente (con la utilidad forense foremost, por ejemplo) y muchas otras cosas más. Si trabajas en el sector de TI, un LiveCD/USB es una herramienta que te ayudará tremendamente en tus labores diarias. ¡Pruébala!

Opciones, opciones...

Como escribí anteriormente, existen cientos de distros a tu disposición. Cada una es diferente, por supuesto, pero usualmente puedes seleccionar una con base en unos cuantos parámetros:

  1. Familia. Prácticamente todas vienen de una de tres familias: Debian, Slackware y Red Hat. Estas son tres de las distros más antiguas que existen y las tres aún siguen en desarrollo activo (Red Hat bajo el nombre de Red Hat Enterprise Linux).

a) La familia de Red Hat suele ser más popular en entornos corporativos, ya que Red Hat inició la tendencia de vender soporte técnico, facilitando su adopción. Sus descendientes más populares son RHEL, CentOS, Fedora y Mandrake.

b) La familia de Slackware es la más antigua que sigue en desarrollo activo. Sus descendientes incluyen el propio Slackware, la familia de SuSE (SLES, openSUSE, etc.) y Gentoo Linux.

c) La familia de Debian incluye a algunas de las distros más populares, como Ubuntu y Linux Mint.

La familia de Linux que escojas determina en varias maneras el alcance de tu equipo. Por ejemplo, la familia de Debian suele tener a las más “amigables”; esta es una de las razones por las cuáles las tres distros más populares son de esta familia (Mint, Ubuntu y Debian), según el rastreo de DistroWatch.com. Esto a su vez, facilita la búsqueda de soluciones en Internet, ya que una mayor cantidad de usuarios en los foros de ayuda implica mayor tráfico y, por tanto, mayor atención.

Sin embargo, si estás explorando Linux como una alternativa en tu empresa o negocio, la familia de RedHat es probablemente la mejor opción. A distribuciones como RHEL y CentOS las distingue un servicio de soporte muy profesional, con altos niveles de servicio. Sueles encontrarlas en los servidores que algunas empresas venden con Linux preinstalado. Pero cuidado: su sesgo corporativo hace que algunas de estas distros estén disponibles en versión instalable a un costo (por ejemplo RHEL).

  1. Entorno gráfico. A diferencia de Windows, Linux te permite escoger entre múltiples versiones de entornos gráficos. Los entornos más poderosos incluyen tecnología de punta como ventanas transparentes, efectos de transición y otros, pero requieren de equipos de cómputo más poderosos para poder funcionar apropiadamente. Muchas veces el entorno gráfico que elijas determinará en gran medida la cantidad de recursos que tu equipo de cómputo requiere, ya que el ambiente gráfico es uno de los principales consumidores de memoria y procesador en los sistemas operativos modernos.

Por ejemplo, para un equipo con pocos recursos probablemente prefieras utilizar Lubuntu, una variante del Ubuntu "clásico" que incluye al entorno gráfico LXDE. ¡Esto permite utilizarlo en equipos con hasta 128 MB de RAM!

En cambio, si deseas lo último en tecnología gráfica, puedes preferir la versión Cinnamon de Linux Mint, que requiere al menos 1 GB de RAM (aunque funciona mucho mejor con 2 GB).

  1. Arquitectura. Linux está disponible para prácticamente todas las arquitecturas populares, y aunque seguramente puedes encontrar versiones de tu distro favorita para PC de 32 o 64 bits, posiblemente también las puedes encontrar para dispositivos tan variados como celulares, servidores SPARC e incluso dispositivos embebidos como la popular Raspberry Pi. Si piensas utilizar Linux para un proyecto que requiere el uso de una arquitectura específica, investiga primero si la distro de tu interés está disponible para la misma.

De cualquier manera, normalmente puedes descargar la distro de tu agrado desde su propio sitio.

¿Y mis aplicaciones de Windows?

Una opción para instalar Linux es utilizar un LiveCD o LiveUSB

Aunque Linux tiene múltiples alternativas en su mayoría gratuitas y para distintas aplicaciones, es posible que necesites utilizar una aplicación que solo existe en Windows. Por ejemplo, tal vez requieres utilizar un filtro que solo está disponible en Photoshop o te es imperativo utilizar macros de Excel. Para estos casos puedes utilizar Wine o una versión comercial (de paga) del mismo con soporte técnico incluido, es llamado Crossover Linux.

Ambas te permiten la instalación de aplicaciones de Windows directamente en tu Linux. Puedes ejecutarlas como cualquier otra aplicación, según sea su nivel de compatibilidad, algo que puedes verificar fácilmente en el sitio web. Por ejemplo, Microsoft Office 2007 (que he utilizado para la creación de este documento) se ejecuta sin ningún problema en mi equipo Ubuntu. Usualmente las aplicaciones con más problemas son los juegos, algo que debes tener en consideración si deseas migrar a Linux.

Finalmente, siempre existe la opción de una máquina virtual si cuentas con los recursos de cómputo suficientes. Una máquina virtual con Windows te consumirá como mínimo 1 GB de RAM (posiblemente 512 para XP) y usualmente 2 GB o más.

Si quieres conocer más, consulta:

UNAM

[ CONTACTO ]

Se prohíbe la reproducción total o parcial
de los artículos sin la autorización por escrito de los autores

 

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) © Todos los derechos reservados 2017.